amor, relaciones, soltería, Vida

Estoy soltera, no desesperada.

Cuando eres soltero, hay muchas cosas que no están tan padres de contestar, pero que nos morimos por decirlas; cuando nos preguntan sobre nuestra vida amorosa. Algunas aceptables son: “Salgo de vez en cuando, ya sabes conociendo gente.” o “Estoy súper concentrado en el trabajo/estudios, no he tenido el tiempo para preocuparme por citas.” o “Deja te cuento sobre este chico que se creía socialista mientras bebía un café de Starbucks.”Entiendo que muchas veces nos vemos tentados a sacar nuestra Bridget Jones y gritarle en la cara a algunas personas algo como: “¿Cómo va tu matrimonio? ¿Aún tienen sexo?” Lamentablemente no soy Bridget Jones, solo soy una mujer que está cansada de ser tratada como si estuviera desesperada.
Como dije en alguna entrada, estar soltero no es sinónimo de triste, patético o solitario. De hecho es la condición humana por default. No es como si naciéramos tomados de la mano de nuestra alma gemela. La gente no está soltera porque haya algo mal con ellos, contrario a lo que muchos piensan.
Un infinito número de artículos y libros nos hacen creer que estamos solteros porque tenemos mala actitud, somos demasiado exigentes, no estamos intentando lo suficiente, le pusimos esfuerzo de más o que estamos buscando en los lugares erróneos y por muchas otras numerosas razones. Lo pero de todo es que estas razones se quedan grabadas en nuestro cerebro, porque creer que son cosas que se pueden arreglar nos hace sentir un poco mejor.
Pero la verdad es que el amor es al azar, un proceso de oportunidades y no hay nadie que alguien te diga que te asegure el éxito. Lo cual está bien, a veces el amor apesta pero por qué no está bien admitir eso? Hablando con alguien, admití que estaba algo frustrada con salir en citas y conocer gente nueva, su respuesta: “Bueno, eso es porque tienes pésima actitud. Tu negatividad solía ser sarcástica y coqueta, ahora solo es molesta.” Esa respuesta fue horrible. En ese momento solo quería quejarme sobre mi soltería sin sacar el rollo sentimentalista. Quería poder discutir abiertamente mi vida amorosa sin recibir una critica a mi personalidad. Cuando una persona con pareja se queja, los escucho; no voy por ahí diciéndoles que terminen su relación. Entonces ¿por qué los solteros no podemos recibir la misma cortesía?
A todos con pareja allá afuera, dennos un respiro e intenten recordar cuando ustedes, también, estaban solteros y no estaban seguros de si las cosas iban a funcionar con alguien. Si no pueden extender esa simpatía, por lo menos no sean groseros. Dejen de tratar de arreglarnos. Cuando nos quejamos de la soltería, no estamos pidiendo ayuda, amenos que les pidamos que nos presenten a alguien.No queremos escuchar sobre sus otros amigos solteros porque no estoy desesperada por conocer a un hombre, cualquier hombre.
Porque sí, estar soltero puede apestar, eso es cierto. Hay días en los que después de un día pesado me gustaría llegar a casa, a alguien con cena y vino. Aunque la mayoría del tiempo me gusta ir y venir a mi gusto, andar por mi cuenta y disfrutar esa emocionante incertidumbre de que en cualquier momento, podría conocer a alguien increíble y saben qué? Es un buen sentimiento.
Besos, 
Paulina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s