eres más, no te hagas menos, odio propio, Vida, yay

Siendo amables con nosotros mismos.

Se han dado cuenta que si alguien nos dice 10 cosas positivas sobre nosotros y una cosa negativa, es lo negativo lo que se queda grabado en nuestro cerebro. El hablarnos a nosotros mismos de forma negativa es algo como eso. Te pegas a lo más doloroso que podrías decir o pensar sobre ti y lo repites una y otra y otra vez en tu cabeza. ¿Alguna vez te han dicho que una de tus ideas es tonta? De repente, cada una de tus ideas se sienten tontas. ¿Has odiado cómo te veías en alguna foto que alguien más compartió? De un momento a otro no puedes dejar de pensar en lo “poco atractivo”que eres. Lo que necesitas recordar es que hacerte a ti mismo menos, es un circulo vicioso que se puede romper. Tu voz interna debería hablarte de la misma forma que le hablas a tu mejor amigo, a quien amas, admiras y de quien te sientes orgulloso.
Hace algún tiempo me encontraba en un mal momento. Todo dolía, todo el tiempo. Estaba deprimida y esa depresión se estaba adueñando de casi todos los aspectos de mi vida. Estaba cansada de todo; no me sentía inteligente, ni capaz, ni bonita. Todo se sentía fuera de lugar. Fue entonces cuando el cambio vino, terminaron relaciones de años, me perdoné a mi misma por los errores que cometí y aprendí a curar las heridas en vez de solo reabrirlas, me comencé a sentir mejor y más llena.
Durante este periodo me puse diversos retos, uno de ellos era dejar de mentirme. ¿Cómo saber qué era una mentira? Bueno, si no podía comprobarlo y no era obvio, era mentira, por ejemplo: No soy amada, Estoy demasiado rota o no volveré a tener amigos, etc. Todo eso iba a una columna en mi diario y en otra columna escribía todas las verdades, por ejemplo: Amorosa hermana mayor, increíble cabello de colores, etc. Después, cada mañana leía las columnas y así por un mes; no digo que esto sea una cura para siempre. Cambiar la forma en que nos tratamos toma bastante tiempo, pero valemos el esfuerzo.
Hacernos menos es, lamentablemente, un hábito común y uno que de verdad nos puede hacer daño. Los pasos al cambio son pequeños, intenta mirarte al espejo y decir una cosa positiva en voz alta, por ejemplo, una de las primeras cosas que me dije fue que me gustan los lunares que rodean mi boca y no se imaginan el cambio de actitud que comenzó con algo que parece insignificante. Recuerda amarte y ser amable contigo, es increíble la cantidad de cosas maravillosas sobre ti que habías olvidado.
El mundo lo necesita y tú también.

Besos,
Paulina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s