BFF, carta, cursi

Carta a mi mejor amiga.

Desde el día de ayer dejamos de tener la misma edad, sé que no te importa mucho porque dentro de poco te alcanzaré, pero ya sabes, tenía que recalcar que eres vieja. Creo que fuera de mi madre, eres a la mujer a la que más admiro y no solo porque eres una chingona en lo que haces, sino también eres una increíble persona. #BossAssBitch
No digo que seas una increíble persona porque seas mi mejor amiga, lo digo porque necesitas serlo para soportarme por tanto tiempo y aún no matarme mientras duermo (cosa que estoy segura Oliver ha intentado…) y no solo eso, tantos años conociéndote sé que tú no conoces obstáculos, para ti son solo retos que pasar para continuar con tu camino, el cual espero no sea tan apartado del mío, porque imagina tener que beber y hacer el ridículo con otra persona que no sea esa que te conoce tan bien.
Recuerdas aquella vez que llegue con mi corazón roto y por primera vez me viste llorar por algo como eso y comenzaste a llorar ó aquellas tantas veces donde todo ha salido a la perfección nos damos un high five y sabemos inmediatamente que es momento de pizza y chelas. Todo esto puede sonar tonto para gente ajena a nosotras, pero el punto es que comparto tu felicidad (como hace rato que me hiciste llorar de felicidad) y compartimos nuestras tristezas, por eso estoy segura que el mundo no es un lugar tan malo, siempre y cuando tú estés alrededor para apoyarme, empujarme y andar pidiendo que te rasque el brazo.
Te diría “nunca cambies, vales mil, etc” pero no. Cambia, sigue creciendo, sigue conociendo más de ti misma y permíteme ver el proceso; no vales mil, tu valor no puede ser expresado en una cantidad, tú, cual eres, no puedes ser descrita con simples adjetivos, tú eres anécdotas, eres una severa obsesión con la Sirenita, eres el gordo desnudo de la película Superhero y muchas risas. Eres esa persona que le dio un chingo de luz a un capítulo muy obscuro en mi vida y se quedo para ver y ser parte de la locura que suele ser mi vida. 
Te amo, te debo un abrazo de más de 10 segundos (aunque no te guste la idea) y aunque me arrepienta de esto, más de 5 minutos de rascar tu gordo brazo. Se viene un largo año y lleno de cambios.
Besos y peditos en tu carita, 
Paulina & Ramona
 (tu sobrina a la que todavía no pinches dignas en venir a conocer)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s